Andrés Aniorte

Casos asesorados

La información sobre las repercusiones de una decisión es la clave a la hora de ejercer sus derechos. Conocer todas las opciones antes de actuar es lo que hicieron mis clientes en estos casos:

 

1.- Impugnación de testamento

Hace aproximadamente un año se acerco a mi despacho Jaime M.G.

Cuando llego, hacia apenas 10 días que había muerto su padre, D. Vicente. Con el cuerpo aún caliente, se vio inmerso en un proceso legal que para nada es lo que hubiera querido, pero la impugnación del testamento de su padre urgía. Alguien se quería apropiar de lo que no le pertenecía.

Vicente viudo desde los 52 años, y con un hijo, Jaime, trabajando en Milán, se había encontrado a sus 79 años con la necesidad de tener en casa una interna que le ayudara en casa.

Elisa, era una señora de mediana edad que tenía la confianza de la familia para hacer y deshacer todo lo relativo a D. Vicente.

Vicente había muerto dejando en teoría todo su patrimonio a su único hijo, mi cliente, Jaime. Cuál es la sorpresa de este, cuando a los tres días de la muerte de su padre, la cuidadora, Elisa, le presenta untestamento ológrafo, por el cual declara heredera universal a ella misma.

Jaime, no creyendo que su padre en su sano juicio pudiera hacerle esto, no sólo porque la relación padre-hijo era perfecta, sino porque ya en vida le había agradecido económicamente a Elisa sus servicios.

Una vez tuve en mano el testamento ológrafo, entendí lo que había sucedido.

La letra con la que se escribía, estaba francamente deteriorada e incluso había expresiones que no era claras o de una persona en sus plenas facultades mentales.

Tras un análisis grafologico se demostró que D. Vicente se encontraba en una fase inicial de la enfermedad denominada Alzheimer.

Por esta razón, el testamento ológrafo se invalidaba y mi cliente volvía a ser el heredero universal de su padre.

Más información

2.- Testamento vital

Recuerdo que hace dos meses, vino a mi despacho el Sr. Pedro M.L. con su esposa. El Sr. Pedro M.L. deseaba realizar un testamento vital y, al tener conocimiento que estaba especializado en testamentos vitales, me pidió concertar un primera visita. Me contó que tenía una enfermedad terminal y el médico le había dado seis meses de vida y, por ello, quería dejar constancia de que no le alargaran la vida cuando ya no podían hacer nada más por él. Su esposa no estaba de acuerdo.

Había acudido con anterioridad a un despacho de abogados generalista y le habían dicho que, por la redacción de un testamento vital, debía pagar 1.150 €. Al Sr. Pedro M.L., el despacho generalista no le dio la suficiente confianza para encargarle el asunto porque no era un despacho especializado.Algo tan delicado como un testamento vital debía ser realizado por un abogado experto y con amplia experiencia.

Yo le comenté que el precio que estaba solicitando el despacho de abogados generalista era muy elevado por la redacción de un testamento vital. Le indiqué que mis honorarios ascendían a 150 €por redactar dicho documento. Evidentemente, el Sr. Pedro M.L. accedió.

Celebración de un reunión para acercar posiciones entre las partes

Durante la redacción del testamento y al no estar de acuerdo la esposa del Sr. Pedro M.L., tuve que adoptar un papel conciliador e intentar que ella entendiera la posición del Sr. Pedro M.L. Este caso es una muestra de las habilidades (más allá de los conocimientos jurídicos) que debe tener un abogado especializado en testamentos vitales.

Tuve una reunión con ambos. Yo simplemente estaba presente para intentar que cada uno entendiera la posición del otro. La esposa del Sr. Pedro M.L. consideraba que tenía que luchar hasta el final y que realizar un testamento vital cuando todavía se sentía bien no era ser una persona luchadora. El Sr. Pedro M.L. decía que quería sentirse seguro de que su voluntad estuviera por escrito cuando él fuera incapaz de comunicarla.

Finalmente, cada uno entendió la postura del otro y redacté el testamento. Si el Sr. Pedro M.L. hubiera acudido al despacho generalista no se hubiera ahorrado 1.000 € por la preparación del testamento vital, además de que no le hubieran ayudado a que su esposa entendiera el motivo que le empujaba a realizar un testamento vital.

Más información

3.- Testamento ológrafo

Pedro F.T. natural de esta ciudad, redactó en el año 1993 un testamento ante notario en el que dejaba todos sus bienes, valorados en 356.966 euros a quien en ese momento era su esposa, Dña. Ximena .G. D., de quien se divorció en 1998.

Posteriormente en el año 2000 redactó un testamento ológrafo en el que expresaba literalmente “deseo sustituir el nombre de Ximena G.D. en el testamento notarial por el de D. Juan Carlos G.G. para que me suceda en mis bienes”.

En el año 2003 D. Pedro F.T. falleció en un accidente de tráfico por lo que D. Juan Carlos G.G. se puso en contacto con mi Despacho para que realizásemos el correspondiente escrito al Juzgado de Primera Instancia de Torrevieja para la protocolización del testamento ológrafo. Puesto que D. Pedro F.T. murió en estado de soltero y sin descendencia, fue necesaria la realización de una prueba pericial para cotejar que el escrito había sido redactado de su puño y letra. Una vez cotejado la veracidad del escrito, el Juez de Primera Instancia dictó Auto de protocolización del testamento ológrafo, Auto contra el que se opuso Dña. Ximena G.D. por considerar que ella era la verdadera heredera de D. Pedro F.T.

Los argumentos que Dña. Ximena G.D. expuso para oponerse al testamento ológrafo que presentamos, fueron que prevalecía el testamento en el que se le nombraba a ella como heredera por haber sido el mismo otorgado ante notario, y que en el testamento ológrafo no era tal, ya que en dicho escrito se expresaba el deseo de sustituir el nombre Dña. Ximena G.D. por el de D. Juan Carlos G.G. en el testamento, deseo que no se llegó a cumplir por la muerte prematura de D. Pedro F.T.

Tras un largo proceso, finalmente dieron la razón a mi cliente D. Juan Carlos G.G., dando plena validez al testamento ológrafo redactado por D. Pedro F.T., considerando el juzgador que a pesar de que la redacción del testamento era dudosa, del estudio de la relación entre las partes se podía observar como verdaderamente la intención del testador era que le sucediese mi cliente D. Juan Carlos G.G.

Como podéis observar, no solo es importante conocer la forma en la que se ha de redactar el escrito y cuáles son los pasos a seguir, sino que además es muy importante estar bien asesorado sobre el vocabulario que se ha de utilizar, para evitar posibles futuros conflictos como en el ejemplo que os he citado, razón por la que si estáis interesados en la redacción de un testamento ológrafo os invito a que concertéis una cita con mi Despacho donde os asesoraré correctamente sobre la forma en que se ha de proceder.

Más información

3.- Renunciar a una herencia

Pues volviendo a nuestra localidad, D. Enrique J. H., uno de los hijos de D. Manuel  J. D., hombre ya anciano, decidió renunciar a una herencia en vida. Su padre otorgó testamento a favor de sus 2 hermanos, y D. Enrique expresamente renunció a su parte en un documento que su progenitor adjuntó a su copia del testamento.

Hay que aclarar que no es relevante el hecho de que D. Manuel acudiera al notario para prever el destino de sus bienes para caso de fallecer.

Renunciar a una herencia en Torrevieja sin testamento en vida del causante hubiera tenido las mismas consecuencias que en nuestro caso.

El caso es que no pasó mucho tiempo hasta que tristemente D. Manuel falleció. Haciendo honor a su palabra, D. Enrique escribió una carta a sus hermanos donde, a pesar de que su relación familiar había sufrido un fuerte deterioro, se reafirmaba en su inicial intención de renunciar a sus derechos sobre los bienes de su difunto padre.

Y llegan los problemas:

Sin embargo las cosas nunca son tan fáciles. Por circunstancias del destino, D. Enrique no tardó mucho en seguir la suerte de su padre, y los hijos de aquel (y nietos de D. Manuel), fuertemente enfrentados a sus tíos y primos, decidieron reclamar la parte de la herencia que le hubiera tocado a su padre, y a la que éste había decidido renunciar.

Estábamos hablando de unos bienes por un valor nada desdeñable. Más de 30.000 €. Acudieron a mí para que los asesorase y me puse en contacto con las partes para llegar a una solución que pudiese ser admisible para todos. Por desgracia, como ya comenté antes, es difícil un arreglo racional cuando priman cuestiones familiares y sentimentales.

El caso es que la Ley prohíbe expresamente la renunciar a la legítima (es decir, la herencia que forzosamente debe quedar a para ciertos familiares, como los hijos) previamente al fallecimiento del causante. Esto es lo que había ocurrido. D. Enrique había declarado su intención de renunciar en el momento en que su padre hizo testamento. Daba igual la forma en que lo hiciera. Esta renuncia era nula.

Pero es que además, cuando D. Manuel falleció, D. Enrique comunicó a sus hermanos que se reafirmaba en su decisión, pero lo hizo por carta, por correo ordinario, y el Código Civil prescribe que la renuncia debe hacerse en escritura pública, es decir, ante notario.

Por ello la renuncia de D. Enrique fue nula, y las pretensiones de sus herederos llegaron a buen término. De modo que ante estos casos y antes de tomar decisiones sobre asuntos de gran importancia no sólo jurídica, sino trascendentes en las relaciones familiares, es siempre conveniente conocer todos los detalles, y estar suficientemente asesorados para evitar sorpresas y posteriores disgustos.

Más información

4.- Reparto de herencia

A principios de marzo de 2009 vinieron a mi despacho Antonia C.T. ysu marido, Pedro R.M. Él era un empresario de esta ciudad, de la industria de los mecanizados, que había tomado la decisión de hacer testamento. Su patrimonio estaba compuesto por los siguientes bienes:

  • Una vivienda en Torrevieja valorada en 502.300 €
  • Un chalet en Torrevieja valorado en 253.200 €
  • Dos vehículos de alta gama valorados en 53.500  € y 32.900 € respectivamente
  • Un paquete de acciones de Ferrovial valorado en 35.650
  • Un terreno en Orihuela valorado en 350.400
  • Grupo de empresas de mecanizados valorado en 1.030.000 € €
  • Una cuenta corriente en Banco Santander con 60.125 
  • Una cuenta corriente en CAM con 135.964

Pedro quería saber, naturalmente, la forma de repartir su herencia en favor de su cónyuge y sus dos hijos, Víctor R.C. y María José R.C., de la manera más equitativa y menos costosa fiscalmente. Una vez estudiado su caso en profundidad decidimos adoptar un paquete de medidas que incluían algunas donaciones en vida, en favor del cónyuge, y la partición de la herencia en lotes equitativos, con cláusulas compensatorias. Además, se tuvo en cuenta la posibilidad de que la viuda renunciase en favor de los nietos.

Al haberlo hecho de esta forma, en el momento de fallecer Pedro (octubre de 2013), sus herederos hubieron de pagar en concepto de impuestos poco más de 7.000 €. Si Pedro no hubiera hecho testamento, su mujer y sus hijos hubiesen tenido que pagar más de 30.000 € cada uno en concepto de impuestos. A día de hoy, la familia de Pedro sigue confiándome sus asuntos hereditarios.

Más información

5.- Renuncia de herencia por impuestos

Un caso muy ilustrativo de renuncia de herencia en Torrevieja, tuvo lugar en diciembre de 2012. Nicolás F.B. era un empresario de hostelería murciano que veraneaba en esta ciudad,casado y con una hija, que acudió para asesorarse sobre su testamento en 2004. Por cuestiones fiscales le aconsejé que se afincase en nuestra localidad, lo que para él y su mujer no era un problema. En su testamento dejó a su cónyuge, Adelina A.C., su parte de la vivienda que compartían en calidad de copropietarios, por un valor de 512.000 €. A su hija, Pilar F.A., le dejó un chalet con parcela valorado en 900.000 €.

Además, Pilar heredó la empresa que gestionaba tres restaurantes. Por encontrarse en la Comunidad Valenciana, Pilar tuvo que tributar, en concepto de Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, más de 30.000 €. Si su padre hubiera residido, en los cinco años previos a su muerte, tan sólo veintisiete kilómetros al sur, en la comunidad autónoma de Murcia, la cifra hubiese sido de más de 160.000 €. El ahorro en impuestos asciende a 130.000€. Una cantidad nada desdeñable.

En conclusión, la mayoría de casos en los que se renunciaa la herencia tienen como objetivo esquivar el impuesto sobre sucesiones. No hubiera ocurrido en un caso de renuncia de herencia en Torrevieja, como el descrito, ya que en la Comunidad Valenciana existen bonificaciones superiores al 90%. Pero sí en otros en los que el heredero, por su situación económica, no puede hacer frente al impuesto. Una cuota de más de 100.000 € puede ser inafrontable para un heredero con una mala situación económica y con pocas garantías de obtener un préstamo.

Más información

6.- Heredero universal

Hace 2 meses, acudió a mi despacho José M. C., esposo de María J.F. que había fallecido recientemente. José M.C. me explicó lo siguiente: María J.F. había realizado un testamento ológrafo, el cual todavía debía ser comunicado ante el Juzgado que tramitaba la sucesión.

Su esposa había repartido su herencia de la siguiente manera: José M.C. era el heredero universal(una herencia valorada en 2.000.000 € y el hijo de ambos, Carlos. J.M. de 45 años y soltero, era legatario de una vivienda valorada en 650.000 €. José M.C. era, además, el heredero universal usufructuario de dicha vivienda. La hermana de María J.F. era también legataria de unas joyas de María J.F., valoradas en 57.000 €.

Después de explicar con detalle a José M.C. la definición de heredero universal y legatario, éste me contó que su esposa vivía obsesionada con él. La solución que María J.F. había encontrado era nombrarle heredero universal, con la condición de que no se casara en los 10 años siguientes a la lectura de su testamento. En el caso que no cumpliera dicha condición, la herencia pasaría a manos de la hermana de María J.F.

La condición nula que dividió a la familia 

La condición impuesta por María J.F. para impedir que José M.C. volviera a casarse tuvo un primer efecto: una discusión con su hijo, Carlos J.M. El hijo entendía que era perfectamente válida dicha condición para optar a la herencia dado que era la voluntad de su madre.

La segunda discusión que tuvo José M.C. fue con su cuñada, que no estaba dispuesta a perder una herencia tan cuantiosa. Ésta, en cambio, le incitaba a casarse cuanto antes y romper la condición impuesta por su herencia, al considerar que María J.F. no podía ser buena persona por imponer tal condición. En fin, eran conflictos de los que suelo ser testigo en casos de herencias y testamentos.

José M.C. no estaba de acuerdo con ninguno de los dos, dado que, por un lado, no quería romper la condición de María J.F. pero, por otro, tenía dudas sobre la validez de la misma  y, por ello, me consultó su caso, como abogado especializado en la institución de heredero universal en Torrevieja.

En efecto, la condición de María J.F no era válida. Nuestro Código Civil establece claramente que la condición relativa a no contraer matrimonio no puede ser tenida como puesta y, por tanto, no puede ser aplicada. De esta manera, José M.C. era el heredero universal del código civil y podía acceder a la herencia dejada por su esposa, sin tener que ser aplicada la condición que le prohibía contraer matrimonio en 10 años. Recordemos que la herencia estaba valorada en una cantidad considerablemente alta.

Importancia del asesoramiento por un experto en la institución de heredero universal en Torrevieja

En el supuesto de José M.C. se solucionó el caso de forma bien sencilla. Se anuló la condición del testamento ológrafo, se comunicó al Juzgado competente para conocer del procedimiento de dicho testamento sin la condición impuesta y se siguieron los cauces legales para que José M.C. pudiera acceder a la herencia como heredero universal.

Sin embargo, José M.C. tuvo un problema familiar. Su hijo, Carlos J.M, y su cuñada no estaban de acuerdo en la nulidad de la condición impuesta por María J.F. Si María J.F. hubiera acudido a un abogado con experiencia en testamentos, éste le hubiera indicado que la condición que pretendía imponer a su marido para acceder a la herencia estaba prohibida por nuestra legislación.

Más información

7.- Herencia sin testamento

D. Antonio A.A. asistió a mi despacho con un asunto muy enrevesado. Un tío suyo, D. Carlos B.M. había fallecido a los 97 años de edad, soltero y sin hijos. Tenía un patrimonio importante: una vivienda en el centro de Zaragoza valorada en352.127,32 €, saldos en cuentas corrientes por importe de 41.253,16 € y valores bursátiles por importe de 199.215,00 €. 

Antonio me indicó que él era el pariente más cercano de su tío y que éste no quiso hacer testamento, por eso esperaba heredar cuando éste falleciera. Su sorpresa fue que, después del fallecimiento, tuvo noticia de que había aparecido un testamento por el que se nombraba heredera universal de los bienes a Dª Ana L.G., que era la empleada doméstica que lo cuidó en sus últimos años de vida.

Impugnación del testamento:

Ante las sospechas de mi cliente recabamos información para verificar que el testamento fue otorgado libremente y en el ejercicio de sus plenas facultades mentales por D. Carlos. Conseguimos el testimonio de varios vecinos que constataron que en los últimos años de su vida D. Carlos había perdido la razón y que Dª Ana dirigía todos sus actos a su conveniencia. Asimismo conseguimos recabar documentación médica que acreditaba la deficiente situación mental en la que se encontraba el causante. Con este material probatorio instamos una demanda de nulidad de testamento.

Tras la tramitación del procedimiento judicial, con celebración del Juicio en el que tuvimos que contrarrestar los argumentos de la parte contraria y hacer valer las declaraciones de nuestros testigos y nuestra documentación médica, con intervención de un perito médico que dio consistencia a nuestra tesis, conseguimos una Sentencia favorable que declaró la nulidad del testamento. 

Declaración judicial de herederos: 

Una vez declarado nulo el testamento el siguiente paso era conseguir la declaración de herederos. Como le comenté a mi cliente, si hubiera tenido un grado de parentesco más cercano, hubiera bastado un acta notarial de declaración de herederos, pero como era su sobrino, nos vimos obligados a iniciar un nuevo procedimiento judicial.

Se trata de uno de los procedimientos judiciales habituales en el mundo de las herencias en España, el procedimiento de declaración de herederos ab intestato. El mismo lo iniciamos por una demanda que debimos acompañar de documentación acreditativa del fallecimiento de D. Carlos y del grado de parentesco existente. El procedimiento prevé la intervención de testigos que conocieran al fallecido y terminó con una resolución judicial que declaró heredero a D. Antonio.

Últimos trámites:

Los siguientes pasos, necesarios para que D. Antonio pudiera tomar posesión de los bienes integrantes de la herencia de su tío, fueron gestionar la escritura de aceptación de herencia en la notaría y la liquidación del impuesto de sucesiones, preparando el correspondiente modelo para presentar Hacienda del modo más favorable a mi cliente, con las mayores bonificaciones posibles para que la cuota a pagar resultante fuera lo más baja posible.

Las últimas gestiones necesarias que hice fueron comparecer en representación de mi cliente en las entidades bancarias correspondientes, CAJA MPD y BANCO ES, para aportarles la documentación acreditativa de su condición de heredero en orden a que nos entregaran los saldos y valores bursátiles que a nombre del causante tenían depositados.

La experiencia del cliente en este asunto, según el mismo me trasladó cuando todo había terminado, fue dura, porque tuvo que ver como una persona ajena a su familia intentó distraer los bienes del seno de la familia, y tuvo que soportar la tramitación de dos procedimientos judiciales, e incluso, una vez terminados estos, aún hubieron de realizarse más trámites, pero, según el mismo me dijo, en todo momento, desde que entró en nuestro despacho, tuvo tranquilidad de saber que estaba en buenas manos, comprendiendo todas las actuaciones que se iban realizando y confiando, siempre, en que se estaban dando los pasos correctos.

En definitiva, pese a la complejidad de este asunto de herencias sin testamento en Torrevieja, todos quedamos muy satisfechos con el resultado final conseguido, pues conseguimos que finalmente la herencia quedara donde tenía que estar y el resultado económico conseguido fue inmejorable.

Más información

8.- Testamento abierto

Manuela A.G. era una viuda de avanzada edad que residía en Alicante. Su marido, un próspero hombre de negocios catalán del sector químico, le dejó en el momento de morir un cuantioso patrimonio compuesto por los siguientes bienes:

  • Una finca rústica en Talavera de la Reina (Toledo) valorada en 511.680 €
  • Un apartamento en Torrevieja valorado en 195.375 €
  • Un piso en Alicante valorado en 270.050 €
  • Dos pisos en Mataró (Barcelona) valorados en 325.740 € y 410.225 € respectivamente
  • Tres coches de alta gama valorados en 67.126 , 42.300 € y 31.500 € respectivamente
  • Un velero por valor de 75.200 €
  • Siete plazas de garaje en Madrid valoradas, en conjunto, en 47.950 €
  • Un paquete de acciones de Iberdrola valorado en 150.100 €

Manuela tenía dos hijos, José Luis B.A. y Beatriz B.A. La relación entre los hijos era muy buena, pero la de la madre con la hija se había torcido al casarse esta, años atrás, con un hombre que no era del agrado de su madre. Al fallecer Manuela en mayo de 20007, los hijos encontraron en la habitación de su madre un documento manuscrito de una sola hoja que resultó ser su testamento. Para su sorpresa, la madre disponía en él de la herencia a favor del hijo varón, dejando a su hija únicamente la parte legítima que le correspondía por ley.

Esto significa que a Beatriz le correspondía la mitad de un tercio de la herencia, 354.541 €, mientras que a José Luis le correspondía el resto, 1.772.705 €. El manuscrito fue llevado ante el juez de primera instancia, en tiempo y forma, y se le practicaron pruebas periciales con el objeto de determinar si la letra correspondía a la difunta. La decisión del juez fue concluyente: el testamento era auténtico, por lo que se procedió al reparto de la herencia en la proporción mencionada.

Beatriz acudió a mi despacho en busca de ayuda legal, sospechando que su hermano habíafalsificado el testamento de su madre. Después de muchas pesquisas, investigación, testimonios y la colaboración de testigos que se prestaron a declarar, conseguimos reunir una serie de pruebas que desmontaron la estratagema del hermano de Beatriz. El testamento se declaró falso, y por tanto nulo, y el reparto de la herencia se realizó conforme a una declaración abintestato. La parte corregida de Beatriz ascendió a 1.063.623 €. Además, José Luis tuvo que afrontar el pago de una multa y un periodo de reclusión. La presencia en el ejemplo de un testamento abierto hubiera evitado el litigio y los problemas de José Luis.

Más información

9.- Donaciones en vida

D. José Antonio G.J., hombre trabajador y que gustaba de ahorrar pensando en el futuro, tuvo la habilidad y saber hacer de conseguir un pequeño patrimonio con el que, así lo esperaba, darles cierta tranquilidad a sus 3 hijos cuando él falleciese.

Entre esos bienes conseguidos con sacrificio y esfuerzo, estaban dos pequeños locales sitos comerciales en una estupenda zona de nuestra localidad. Su intención era arrendar estos locales a empresas y tener unas rentas extras que ahorrar. En ello estaba cuando su hijo, D. José G. D., persona emprendedora y activa, decidió comenzar un negocio en el que había depositado grandes esperanzas.

Necesitando un lugar donde realizar su actividad, y dado que los contratos de alquiler de los referidos locales ya habían vencido, D. José preguntó a su padre la posibilidad de alquilarlos él mismo para su negocio, pagando las rentas que su progenitor quisiese pedirle.

Sin embargo, D. José Antonio viendo la ilusión de su hijo y lo viable del proyecto, y siendo muy consciente de las dificultades económicas que el inicio de cualquier actividad empresarial, y ésta en concreto, conllevaba, decidió otra solución. Para ayudar a D. José G. D., decidió regalarle los dos locales comerciales.

Estas donaciones en vida en Torrevieja se llevaron a cabo siguiendo todos los trámites legalesestablecidos. Se elevaron a público mediante su correspondiente escritura, en la que el hijo aceptó la donación. Seguidamente, y tras hacer frente a sus obligaciones tributarias, se inscribieron en el Registro de la Propiedad correspondiente.

Permítanme hacer un pequeño alto en la historia para incidir en estos detalles: Las donaciones deben ser aceptadas, y las donaciones de bienes inmuebles, deben serlo mediante escritura pública. La aceptación puede llevarse a cabo en la misma escritura pública o en otra, pero siempre debe comunicarse fehacientemente al donante. Es importante, porque de lo contrario, puede darse el caso de que la donación no haya sido válida. Nuestra donación en este municipio, además, como en todos los casos, tributa en el Impuesto de Donaciones, que debe ser liquidado en la correspondiente agencia tributaria autonómica.

En el caso que tuve ocasión de seguir, las cosas se hicieron correctamente. Mis clientes cumplieron con sus obligaciones fiscales y las escrituras se formalizaron e inscribieron de acuerdo con lo que la Ley prescribe. No fueron esos los problemas, ni surgieron en ese momento.

Cuando el donante fallece:

Nuestras donaciones en vida de padre a hijo parecían un asunto terminado y finiquitado hasta el momento en que el donante, D. José Antonio G. J., falleció. Su testamento no revestía de especial complicación, ya que sus 3 hijos, legitimarios, recibían sus bienes a partes iguales, y su esposa había fallecido con anterioridad, por lo que no se daba el caso de encontrarnos con la legítima del cónyuge.

El problema surgió cuando afloraron viejas rencillas entre hermanos. Y es que recordaban que su fallecido padre, había donado los dos locales a D. José G. J..

Por supuesto, ya he comentado que el testamento estaba bastante bien redactado, y que esa donación, tal y como se establece en el Código Civil, se había tenido en cuenta, de modo que las legítimas de los otros dos hermanos, es decir, la parte de los bienes de la herencia que les tocaba, estaba acrecentada con respecto a la de D. José, para compensar la donación efectuada años atrás.

Sin embargo, sus hermanos no estaban conformes. Los dos inmuebles donados, los locales comerciales, si bien no eran muy grandes sí que estaban situados en una zona muy buena de la localidad. Los hermanos exigían que se trajesen a colación y fueran también objeto de reparto.

La postura de los dos hermanos díscolos era que esos locales, en el momento de la donación, tenían un precio especialmente elevado, debido sobre todo a su situación. Y en su opinión, el precio que se había tenido en cuenta a la hora del reparto de la herencia era muy inferior al que ellos estimaban.

Debido a lo enconado de la situación, y a la falta de acuerdo entre las partes, D. José acudió a nosotros para defender sus intereses, porque sus hermanos le reclamaban ya judicialmente los consabidos locales donados.

El asunto de las donaciones en vida y la legítima llegó a buen término, como no podía ser de otra forma. El Código Civil establece que en una herencia, cuando un bien donado se trae a colación, no será el propio bien sino su valor el que se tenga en cuenta, y éste se calculará en el momento de traerlo a colación, no en el de su donación.

Nadie ignora que tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, los locales han sufrido un descenso de precio que, en muchos casos, ha sido significativo. Al calcular el valor de los locales a fecha de la herencia, el mismo fue significativamente beneficioso para D. José G. D., quien se ahorró no menos de 30.000 € respecto de las pretensiones de sus hermanos, que insistían en repartir los locales o bien calcular su valor en el momento de la donación. Es por ello que conviene estar bien asesorados por un abogado especialista en donaciones y sucesiones.

Más información

10.- Declaración de herederos

Dña. Marta A.H. había tenido una relación sentimental con D. Rodrigo D.V., fruto de la cual nació su hija común Dña. Estíbaliz D.A. Puesto que D. Rodrigo D.V. no quería tener descendencia, una vez se enteró del embarazo de Dña. Marta A.H. terminó la relación con ella y desplazó su domicilio a la ciudad de Valladolid, negándose en un principio a pagar pensión de alimentos a Dña. Estíbaliz D.A., por lo que se le reclamó judicialmente.

La relación entre padre e hija fue nula a lo largo de su vida, por lo que cuando D. Rodrigo D.V.  realizó testamento, no la incluyó en el mismo, nombrando como heredero único a una Organización No Gubernamental de su ciudad en la que era voluntario. Cuando D. Rodrigo D.V. falleció, inicié un procedimiento judicial solicitando la nulidad de la disposición testamentaria, ya que Dña. Estíbaliz D.A. como única descendiente del causante tenía derecho a heredar del mismo. Una vez declarada la nulidad del testamento tramité la sucesión intestado en la que se reconoció el derecho de Dña. Estíbaliz a suceder a su padre D. Rodrigo D.V.

El segundo caso trata sobre D. Julio B.M., quien en 1978 otorgó testamento abierto en estado de soltero y sin descendientes, nombrando como herederos a sus 5 hermanos, D. Diego B.M., Dña. Raquel B.M., D. Francisco B.M., D. Ángel B.M. y Dña. Sofia B.M.

Posteriormente en 1986 D. Julio B.M. se casó con Dña. Ángela Z.H. con quien tuvo dos hijos en 1990, D. Alfonso B.Z. y D. Javier B.Z., falleciendo D. Julio en el año 2010 sin realizar nuevo testamento.

Puesto que Dña. Ángela Z.H. desconocía la existencia de dicho testamento y no contaba con el debido asesoramiento, acudió a una notaría para solicitar un acta de notoriedad con la que se declarase la sucesión intestada de sus dos hijos D. Alfonso B.Z. y D. Javier B.Z. Dicha acta de notoriedad no pudo dictarse ya que D. Julio B.M. había otorgado testamento, por lo que Dña. Ángela tuvo que acarrear con una serie de gastos notariales sin obtener resultado alguno. Tras esto, Dña. Ángela acudió a mi Despacho y tras explicarme el caso acudimos a la vía judicial solicitando se declarase la nulidad del testamento otorgado en 1978 por no incluir a sus descendientes. Una vez declarado nulo dicho testamento por resolución judicial volvimos a la notaria para que se dictase acta de notoriedad, declarándose finalmente la sucesión abintestato de D. Alfonso B.Z. y D. Javier B.Z.

Más información

11.- Evitar problemas en la declaración de herederos

María R.C. era una viuda de 70 años residente en Torrevieja. Tenía dos hijos, Alberto P.R. y Ana María P.R., y nunca hizo testamento.Tras sufrir un accidente de coche, junto con su hijo, falleció en el acto y él quedó en coma, muriendo un mes después. Al cabo de dos semanas, su hija Ana María contrató mis servicios para promoverante notario la declaración de herederos de su madre. El conjunto patrimonial dejado por María era el siguiente:

  • Una casa valorada en 345.070 €
  • Una cuenta corriente en Banco Popular con 18.350 €.
  • Una cuenta corriente en BBVA con 120.625 €.

El notario declaró herederos, a partes iguales a los descendientes de María, es decir, Alberto y Ana María. A cada uno le correspondía una cantidad en metálico de 69.487,5€ y la mitad de la vivienda pro indiviso. Al haber fallecido Alberto, también sin testamento, sumitad pasó a sus dos hijos, Vicente P.M. y Ángela P.M., recibiendo cada uno 34.743,75 € en efectivo y la cuarta parte de la vivienda. La casa pasó a tener tres propietarios: Ana María, con la mitad; Vicente, con una cuarta parte; y Ángela, con una cuarta parte. Aquí surgieron losconflictos.

Vicente y Ángela querían vender la casa, pero Ana María no, y tampoco estaba dispuesta a comprar la otra mitad al precio que aquellos le pedían. El tira y afloja se prolongó durante cuatro años, a lo largo de los cuales destruyó para siempre la relación entre Ana María y sus sobrinos. Al final, quien no ha hecho testamento, o lo ha hecho a la ligera, termina siendo el responsable ausente de los males de sus descendientes.

Más información

12.- Donaciones de padres a hijos

El Sr. Raimundo M.N. acudió a mi despacho porque quería hacer una donación de vivienda a uno de sus hijos Amador M. S. Se trataba concretamente de un piso situado en la localidad de Adra (Almería) que, según él, estaba valorado en un importe de 120.000,00 €.

Lo primero que les comenté es que esta operación está  sujeta al impuesto de donaciones. Éste es un impuesto cedido a las Comunidades Autónomas y por tanto, dependiendo de la comunidad en que nos encontremos, la regulación es diferente. Concretamente la comunidad valenciana y Madrid tienen una fiscalidad muy favorable para las donaciones. Sin embargo el Sr. Raimundo M.N. tenía su residencia habitual en la Comunidad Autónoma de Andalucía, en la que la fiscalidad no es tan favorable.

Para calcular la cuantía a pagar habría que partir, como base imponible, del valor real del inmueble. Este valor se determina aplicando al valor catastral un índice corrector legalmente establecido. Conforme a esto el valor fiscal del piso de D. Raimundo ascendía a 79.805,00 €.

Partiendo de esta cantidad, para determinar la cuota a pagar, habría que aplicar unas escalas, lo que supondría aplicar un tipo medio de gravamen en torno al 17%. En definitiva la cantidad a pagar ascendía a 13.965,87 €.

El Sr. Raimundo quedó bastante sorprendido por la cantidad que habría que pagar, pues él había pensado que apenas tendría que pagar cantidad alguna por estar exento, pero no tuvo en cuenta que la fiscalidad que a él le era aplicable era la de Andalucía, y ésta no es tan favorable a las donaciones.

En su lugar lo que haría sería redactar un testamento, asesorado por  mí, en términos tales que el piso quedara para su hijo Amador, siempre respetando la legítima de los demás hermanos, dejándoles a ellos otros bienes. De forma que el testamento quedara claro y concreto, y fuera inatacable, para evitar así futuras controversias entre los hermanos después de su muerte.

Otras posibilidades para transmitir la vivienda a su hijo

El Sr. Raimundo se interesó por si hubiera otra forma para conseguir su finalidad de transmitir la propiedad del bien a su hijo en vida, sin tener que hacer frente a una carga fiscal tan pesada. Me planteó la posibilidad de vender él el piso y donar a su hijo el precio obtenido de la venta. Pero esto no resolvía el problema porque las  Donaciones de dinero de padre a hijos en Andalucía tienen la misma fiscalidad que las donaciones de inmuebles.

Me planteó también  el cliente la posibilidad de vender el piso a su hijo por un precio ficticio. Es decir que en realidad su hijo no le entregara el precio, o que se lo entregara y luego se lo devolviera. El problema, según le comenté, es que esto es un fraude a la Hacienda pública, y que si la Agencia Tributaria lo detectara, además de imponer la tributación correcta, impondría sanción e intereses de demora. Además los propios hermanos, viéndose perjudicados,  podrían plantear una demanda judicial de nulidad de contrato por simulación, para que por la autoridad judicial se declarara que el negocio jurídico celebrado no era una compraventa sino una donación. Y así el importe de lo donado debería ser computado como parte de la herencia del donatario en virtud del instituto jurídico de la colación.

Como conclusión a todo lo anterior tenemos que  las donaciones de padres a hijos no eran la opción más favorable en este caso porque la legislación aplicable imponía una carga fiscal muy alta a la operación pretendida. Pero es que además, según ya hemos comentado, las otras alternativas planteadas tampoco eran satisfactorias para el Sr. Raimundo.

Si la normativa aplicable hubiera sido la de la comunidad valenciana la donación de piso de padre a hijo sí hubiera sido una opción muy interesante pues la normativa fiscal a aplicar hubiera sido muchomás favorable. En efecto nos encontraríamos con una normativa que incentiva mucho las donaciones en vida.

En base al asesoramiento prestado el Sr. Raimundo consideró que no iba a realizar la donación que había pensado, ni tampoco intentar transmitir sus bienes en vida de ninguna otra forma a su hijo.

Más información

12.- Aceptación de herencia sin arruinarse

Veámoslo en un ejemplo de uno de los casos que más recientemente he llevado, en los que un heredero único, D. Carlos G.P.  heredó de su padre D. Sergio G. L. tanto una serie de bienes como deudas.

Activo Pasivo
Vivienda 200.000 euros Hipoteca 230.000 euros
Local Comercial 50.000 euros Préstamo personal 6.000 euros
Cuenta Corriente 2.500 euros Deudas Seguridad Social 7.000 euros
Turismo 2.300 euros Deudas Impuesto Sociedades 5.200 euros
Acciones 7.500 euros Deudas salario Trabajadores 22.000 euros
Total (Activo – Pasivo)                                                                                             – 7.900 euros

Si en este supuesto, D. Carlos G.P. no hubiera recibido un correcto asesoramiento y hubiera aceptado la herencia pura y simplemente, habría adquirido una deuda de 7.900 euros, mientras que al haber sido debidamente asesorado, aceptó la herencia a beneficio de inventario, por lo que no ha tenido que asumir ningún tipo de pérdidas, ya que las deudas del causante se satisfacen con la herencia, no pasando a los herederos del mismo.

La aceptación de la herencia a título de inventario es de carácter voluntario, independientemente de que el causante lo hubiera prohibido en su testamento (es decir, resultaría indiferente que D. Sergio G.L. hubiera prohibido en su testamento a D. Carlos G.P. aceptar la herencia a beneficio de inventario, pues el libremente podría aceptarla bajo esta modalidad) o que el resto de coherederos no quieran acudir a esta forma de aceptación.

En cuanto a los trámites, estos pueden hacerse tanto ante notario como en sede judicial, no obstantees recomendable acudir a la vía judicial ya que además de simplificar trámites, constituye una forma más barata y económica, por otra parte, el juzgado dispone de los medios necesarios para notificar a todos los acreedores del causante, herramientas de las que no disponen los notarios.

Para este tipo de aceptación, es necesario realizar un inventario fiel de todos los bienes que forman parte del caudal hereditario, así como de las deudas que deban ser satisfechas a costa del mismo, siguiendo una serie de formalidades y plazos que vienen recogidos en el Código Civil. El cumplimiento de estos requisitos es de vital importancia, ya que si el juzgado entiende que no se han cumplido las formalidades exigidas por culpa del causahabiente, el juez podrá penalizarle considerando que ha aceptado la herencia pura y simplemente, quedando sin efecto la aceptación a beneficio de inventario.

Es decir, volviendo al ejemplo que expuse anteriormente, si D. Carlos G.P hubiera considerado que no quiere perder las acciones que ha heredado de su padre D. Sergio G.L.  valoradas en 7.500 euros, y me hubiese ocultado su existencia, al no incluir dichas acciones en el inventario el juez hubiera condenado a D. Carlos G.P. dejando sin efecto su declaración de voluntad de aceptar la herencia a beneficio de inventario, pasando a ser una aceptación simple, por lo que D. Carlos G.P. hubiera tenido que afrontar los 7.900 euros de deuda resultante una vez restar al activo el pasivo del caudal hereditario.

La sanción de la pérdida del beneficio de inventario también puede imponerse por otros motivos, como por ejemplo en caso de venta de un bien de la herencia sin autorización judicial. Es decir, si D. Carlos G.P. hubiera decidido vender el piso sin autorización judicial antes de satisfacer las deudas del caudal hereditario, el juez le impondría la sanción que hemos mencionado anteriormente.

Lo mismo ocurriría en el supuesto de que el juez autorice la venta de un bien y no se destine el precio de la venta para el fin por el que se concedió la autorización. En este ejemplo, imaginemos que el juez ha autorizado a D. Carlos G.P. a vender las acciones y el turismo del caudal hereditario para satisfacer las deudas de D. Sergio G.L. y en lugar de eso, D. Carlos G.P. se compra un turismo nuevo con el precio obtenido. En este caso el juez le penalizaría dejando sin efecto la aceptación a título de inventario de la herencia, por lo que tendrá que sufragar con su propio patrimonio las deudas existentes en el caudal hereditario.

Más información

13.- Aceptación de herencia

Un ejemplo en el que se optó por el beneficio de inventario es el caso de Don Genaro J.P. en la sucesión de su padre. Don Genaro J.P. desconocía con exactitud los bienes que poseían sus padres, ya que su padre solía gestionar su patrimonio sin pedirles consejo. Ni siquiera, su esposa, Doña Pilar, sabía que es lo que había con certeza. Trascurridos unos días, Don Genaro y su hermana Mercedes decidieron estudiar los papeles de su padre del que estimaban un caudal relicto de 590.750 €y, para su sorpresa, se encontraron con que había realizado una serie de inversiones que no habían resultado precisamente rentables. Consideraban que había pérdidas  de, al menos, 350.000 €.En estas circunstancias, Don Genaro se dirigió a mi despacho, y sobre la base de la información suministrada le comenté la posibilidad de aceptar la herencia a beneficio de inventario. Después vino al despacho su hermana y les pareció la fórmula más adecuada en su caso, pues aunque pensaban que el capital de sus padres se había mermado con las últimas inversiones, parecía que las pérdidas no superaban el valor de los bienes. 

Marta S.M. se acercó la semana pasada para solicitar asesoramiento en su caso. Ella es la tutora de su padre, que se encuentra incapacitado.  Su padre es el único beneficiario de la herencia de sus dos hermanos fallecidos, y Doña Marta había solicitado ante el Juez la aceptación de la herencia de los hermanos de su padre, pero el Juez la había desestimado. El caudal relicto de la herencia del hermano del padre de Marta ascendía a 480.360,19 € y el de la hermana a 268.300 €.Le comenté a Marta que en su situación la solicitud que había presentado no era procedente, de ahí que el juez la hubiese desestimado. Lo procedente era tramitar una declaración judicial de heredero ab intestato de la herencia de cada uno de los hermanos del padre, a favor de su padre, que podía instar ella como tutora del padre. ObtenidoslosAutos Judicialesde declaración de único heredero a favor de su padre, ella misma, como tutora podría comparecerante Notario y aceptar las herenciasen nombre de su padre. 

Más información

14.- Aspectos legales de la renuncia a la herencia

D. Miguel L.P. me planteó que había sido nombrado heredero universal por su padre, D. Javier L.L.. D. Miguel era conocedor de que su padre, que regentaba un taller de chapa y pintura en nuestra ciudad, había contraído una gran cantidad de deudas durante los últimos años de su vida.

Efectivamente D. Javier, al momento de su muerte, era titular de una vivienda en una calle céntrica de Madrid valorada en 253.212 €, con un préstamo hipotecario, garantizado con esta vivienda, en virtud del cual adeudaba al Banco S. 112.998 €. Pero junto a ello había contraído deudas, en el ejercicio de su negocio, frente a AER por importe de 66.789 €, frente a RTY por importe de 99.321 €, frente al Banco TYA por importe de 521.333 € y frente al Banco YTG por importe de 381.298 €.

Incluso D. Miguel me trasladó que tenía conocimiento, por notificaciones judiciales que habían recibido en el domicilio de su padre, que algunas de estas deudas ya estaban reclamadasjudicialmente y que, sobre la vivienda de su padre, habían recaído varios embargos.

Posibilidad de aceptación a beneficio de inventario:

Me indicó D. Miguel que un amigo que trabajaba en una Notaría le había sugerido que podría aceptar la herencia a beneficio de inventario, y que eso podría ser lo más beneficioso para él. Yo le expliqué que, en efecto, el Código Civil español prevé esta posibilidad, que consiste en aceptar la herencia de forma que se realiza un inventario de los bienes y las deudas de la herencia, y solo se heredan los bienes que queden después de  liquidadas las deudas, de forma que el heredero nunca responde por las deudas de la herencia con su patrimonio privado.

Le indiqué a D. Miguel que, si bien en muchos casos la aceptación a beneficio de inventario puede ser una opción muy interesante, en este caso, dado que está claro que las deudas de la herencia superan a los bienes, estando muchas de ellas incluso reclamadas judicialmente, lo más conveniente para él era repudiar la herencia. Además, al estar muchas de estas deudas ya reclamadas judicialmente, si aceptara la herencia, muchos de los demandantes dirigirían los procesos judiciales pendientes contra él.

El siguiente paso, por tanto, teniendo en cuenta que nos encontrábamos en la localidad de Torrevieja, era  cómo renunciar a una herencia.  La regulación nuevamente, según informé a mi cliente, se encuentra en el Código Civil español. La renuncia de la herencia habría que hacerla expresamente en un documento notarial. En este caso interesaría hacer la renuncia pura y simple, sin hacerla a favor de otra persona.

De esta forma, desde mi despacho nos pusimos en contacto con la Notaria para prepararlo todopara firmar la renuncia a la herencia en los términos que eran de nuestro interés y resolvimos la situación sin mayores problemas para D. Miguel. Éste solo tuvo que asistir un día al Notario para firmar lo que nosotros ya habíamos acordado y gestionado.

Miguel quedó muy satisfecho por el servicio prestado pues ahorró mucho dinero gracias a nuestro asesoramiento sobre cómo renunciar a una herencia, ya que si hubiera aceptado la herencia habría sucedido al difunto en todas sus deudas, muchas de ellas ya demandadas judicialmente, que como hemos dicho ascendían a 1.181.739 €. Además renunciar a una herencia tiene un coste muy reducido pues solo hay que pagar la actuación notarial que no debería superar los 60 €.

Pero, más allá de la cuestión económica, D. Miguel quedó muy satisfecho al acudir a un abogado especialista en herencias por el asesoramiento prestado y el trato referido, en cuanto encontró la tranquilidad y la confianza que necesitaba en un momento en que estaba muy confuso, pues había recibido muchos consejos distintos de cómo actuar y, ante su desconocimiento, ya no sabía lo que hacer.

Desde que entró en nuestro despacho se encontró mucho más tranquilo en cuanto le explicamos perfectamente, a la luz de nuestra amplia experiencia en el tema, todos los aspectos y posibilidades, le recomendamos cual era la mejor opción para él, y realizamos todas las gestiones para que él solamente tuviera que acudir un día a la notaría a firmar.

Más información

15.- Partición equitativa

Antonio V.H. era un empresario radicado en Alicante, viudo y con dos hijas: Elena V.B. y Marta V.B., a las que quería mucho. Cuando en abril de 2005 acudió a mi despacho para redactar el testamento, su patrimonio estaba constituido por los siguientes bienes:

  • Una empresa del sector de la construcción con facturación, en el último ejercicio económico, de 750.000 €.
  • Una empresa del sector alimentario con facturación, en el último ejercicio económico, de 925.000 €.
  • Un chalet en Torrevieja valorado en 500.000 €.
  • Un piso en Alicante valorado en 300.000 €.
  • Un todoterreno de alta gama valorado en 20.000 €.
  • Un coche de alta gama valorado en 50.000 €.
  • Cuenta corriente en Banco de Sabadell con saldo acreedor (positivo) de 30.000 €.
  • Cuenta corriente en BBVA con saldo acreedor de 80.000 €.
  • Cuenta corriente en Banco Santander con saldo acreedor de 100.000 €.

Antonio pretendía nombrar a sus dos hijas como herederas universales de su patrimonio.Basándome en mi experiencia, le aconsejé que no lo hiciera de ese modo, por los problemas que acarrea todo aquello que se hereda en común. Le aconsejé que hiciese dos grupos de bienes. Elena recibiría la empresa de construcción, el chalet y el coche, así como el 50% del saldo total de las tres cuentas bancarias. Marta recibiría la empresa de alimentación, el piso y el todoterreno, así como el 50% del saldo total de las tres cuentas bancarias.

El punto clave fue establecer una cláusula por la que, en caso de producirse una diferencia de valorentre ambos grupos de bienes, en el momento de hacerse efectiva la herencia, esta diferencia habría de ser compensada, forzosamente, por la parte más favorecida. Es decir, si por ejemplo Elena percibía 55.000 € de más, debía compensar a su hermana con la mitad, o sea 27.500 €.

Más información

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>